enero 24, 2012

MILAGROS...TODOS LOS DÍAS!!!

“¿Y no basta con abrir los ojos y mirar para convencernos de que la realidad es, en realidad, el más auténtico de los milagros?”
Oliverio Girondo

enero 19, 2012

LOS COLORES DE TU VIDA

Muchos de los actos que realizamos a diario tienen un cariz inconsciente. Es como si al levantarnos encendiéramos el piloto automático para evitar pensar demasiado en el sentido de nuestros movimientos. La ropa que nos ponemos todos los días, en la mayoría de los casos, la elegimos atraídos por una fuerza magnética inconsciente, que nos lleva a escoger tal o cual prenda en función de unas necesidades internas.

Si conocemos el simbolismo de cada color, resultará más fácil comprender lo que demanda nuestra alma. Cuando lo sepamos, deberemos actuar en consecuencia y procurar darle lo que nos pide.


Los colores son los catalizadores en la tierra de la energía que proviene de los planetas, de este modo, cuando queremos utilizar la fuerza de uno de estos astros, debemos calzarnos una prenda que lleve su color. Cada situación en la vida requiere de un empuje y de una fuerza determinada para ser superada. Si conocemos la naturaleza de esta energía, resultará más sencillo conseguir que las cosas funcionen. Los colores constituyen un verdadero talismán y es por ello que deberíamos tenerlos en cuenta a la hora de mejorar nuestras relaciones humanas y nuestras circunstancias.

El negro: el negro es una de las tonalidades más utilizadas en nuestra sociedad. Ello es debido, en primer lugar, a que la persona que lo lleva se siente más delgada, realza más su figura. La razón principal es que el negro es el color de Saturno, el planeta de las restricciones, de las normas y del control. De este modo, una persona que necesite un poco de orden en su vida, deberá ponerse una prenda de color negro. Pero cuidado con abusar demasiado de él, ya que también es el color preferido de las personas que pasan por estados depresivos. El negro resulta útil para aquellos que pretenden pasar desapercibidos, para los famosos que están siempre en el candelero, porque les ayudará a confundirse con el terreno, a ser menos protagonistas. Un buen equilibrio lo formará la combinación de una pieza negra con una blanca, porque ayudarán a equilibrar nuestra energía.

El violeta: éste es el color que les gusta llevar a aquellas personas que suelen ponerse al servicio de los demás, a los que están dispuestos a servir en una ONG, o a los que orientan su vida según parámetros espirituales. El violeta corresponde al planeta Júpiter (por la parte de Piscis) y posee su magnanimidad. En cierto modo representa la desaparición de los deseos individuales para fundirse en los colectivos. Siguiendo esta argumentación, diremos que es apropiado utilizar prendas de color violeta cuando buscamos la colaboración de los demás en nuestro proyecto, cuando necesitamos apoyos. También es adecuado para las personas que quieren retirarse del mundanal ruido, para los que desean encontrarse a sí mismos, relajarse y meditar. Un exceso de violeta en el vestir podría llevarnos a un excesivo desenganche de la realidad. Para encontrar el equilibrio con el violeta, deberemos calzarnos una prenda de color marrón.

El rojo: Este color es el que personifica con más exactitud los atributos del planeta Marte. Por un lado representa la fuerza, la energía, el impulso inicial. De este modo una persona que tenga necesidad de energía para enfrentarse a cualquier situación, deberá ponerse una prenda de color rojo. También le conferirá valentía y ganas de arriesgarse. La otra vertiente del rojo es la de la pasión, la de la excitación de los sentidos, esta es la razón por la cual el rojo es un color muy usual en las prendas íntimas. Así, para levantar el ánimo de la pareja, luzcamos un rojo carmín. La parte negativa de este color es la excitación y un exceso de rojo en el vestir puede llevarnos a discutir sin control. Para equilibrar una prenda roja, beberíamos ponernos una amarilla pálida.

El azul: es el color de la alegría, de la bondad, del buen humor y el entusiasmo. Así, cuando nos encontramos un poco apáticos, pongámonos una prenda de color azul. Como es el segundo color de regencia de Júpiter (por la parte de Sagitario), también representará el poder, la capacidad para asumir responsabilidades, de ahí que a menudo los ejecutivos se vistan de azul (el color principal de los trajes). Por otro lado, cuando queramos solucionar problemas, calcémonos algo azul y lo veremos todo mucho más claro. Para equilibrar el azul deberemos utilizar el gris.

El Amarillo: Cuando necesitemos calmarnos o reducir el estrés en una situación determinada, pongámonos una prenda de color amarillo, nos ayudará a ver las cosas desde un punto de vista más conciliador. Las infusiones calmantes suelen ser de un tono amarillento. Un pijama amarillo ayudará a conciliar el sueño de una forma más placentera. Este color representa el planeta Venus y como tal resultará muy útil para los rituales del amor, para la seducción. Así, cuando tengamos una conquista amorosa a la vista, utilicemos el amarillo.

El Verde: éste es el color de la fecundidad, lo cual significa que llevar una prenda de este color nos ayudará a conseguir que nuestros proyectos puedan plasmarse en la realidad. También activa la imaginación y nos catapulta a través de ella hacia otras realidades más amplias y a veces incluso hacia paraísos artificiales (como ciertas hierbas). El verde es el color de la Luna y al ser éste el astro más inquieto del zodiaco, significa que un exceso de verde nos llevará hacia la dispersión. En pequeñas dosis estimula la memoria. Es muy apropiado para el verano, ya que resulta refrescante. Para equilibrar el verde será bueno ponerse una prenda roja.

El naranja: éste es un color que está ligado a cualidades como la reflexión y el análisis de las situaciones vividas y de las que quedan por vivir. Su planeta regente es Saturno (por la parte de Acuario), que le infundirá una gran seguridad. De este modo, cuando tengamos que tomar decisiones importantes, calcémonos una prenda naranja. Este color también nos ayudará a enfocarnos sin miedo hacia el futuro, hacia lo que resulta incierto. Para combinar y encontrar el equilibrio con el naranja, podemos utilizar el dorado.

El gris: éste es el especialista en labores intelectuales, así para la realización de un examen o de cualquier prueba oral o escrita, será preceptivo colocarse una prenda gris. El planeta regente de este color es Mercurio, lo cual significa que también será muy útil en todos los procesos relacionados con la comunicación. Sirve, así mismo, para estimular la curiosidad. Para equilibrar el gris podemos utilizar una prenda de color azul.

El blanco: El blanco es la tonalidad que está relaciona con la pureza, con la elevación espiritual o con el equilibrio emocional. Esta es la razón por la cual es muy utilizado en los rituales de crecimiento personal. El colectivo de médicos y enfermeras, los investigadores y todos los que trabajan en laboratorios utilizan el blanco. Así, cuando necesitemos limpiarnos de las impurezas diarias que provienen de las malas relaciones, de los encontronazos, de la incomprensión, pongámonos una prenda de color blanco.

Tristan Llop

enero 18, 2012

AQUI Y AHORA...VIVIR EL MOMENTO



Tenemos que vivir en el Aquí y el Ahora, de ser conscientes de cuanto nos rodea, de las palabras cariñosas que nos envían, de los detalles que nos regalan como puede ser una sonrisa, una flor, un abrazo, una caricia, un te  quiero, un gesto, el viento que agita el cabello, el sol que calienta tu cuerpo, el sonido de la lluvia, el aroma de las flores cuando paseamos por un parque, el canto de los pájaros, la sonrisa de un niño, la comida de cada día, el techo que nos cobija, los amigos que tenemos siempre cerca, los hijos que son la luz que nos iluminan cada día y que tanto nos enseñan, y muchas cosas más que no somos conscientes de que ahí están y que se traduce en abundancia, en Amor.

enero 16, 2012

Un 'ranking' que hizo una enfermera australiana entre pacientes terminales se volvió 'best seller'.

 


La tristeza profunda de no haber llevado una vida auténtica -sino la vida que otros querían- fue el lamento que más oyó Bronnie Ware durante los ocho años que cuidó y acompañó a cientos de personas mientras se morían.

Esa afirmación, que al principio fue tan solo un párrafo en su blog (leído por más de 3 millones de personas en su primer año), se convirtió en el pilar del libro Los 5 principales remordimientos de los moribundos, hoy best seller en varios países europeos.

Ware no es una investigadora, ni siquiera es una académica. Cuando le pregunto cómo terminó convertida en escritora, dice amablemente desde Australia, donde vive y en donde está a punto de dar a luz, que simplemente tuvo la oportunidad de oír mucho sobre la muerte. Y que escribir un libro siempre fue su anhelo.

"Me di cuenta de que un libro era la mejor manera de compartir los pesares de la gente (a la que se le había acabado el tiempo), contar mi propia historia y mostrar cómo las lecciones de esas personas que mueren me ayudaron en mi propia vida".

Antes de escuchar cómo cientos de pacientes meditaban su propio epitafio, trabajó por años como cocinera y mesera en un bar, en el sector empresarial y en un banco. Siempre haciendo algo que no quería hacer. Hoy, además de escribir y componer, creó un curso de música y guitarra para las internas de una prisión cercana (Emu Plains Correctional). "A través de las personas que murieron he encontrado el coraje de honrar a mi corazón y dejar que este me guíe", cuenta.

La segunda tristeza común entre los pacientes de Ware, que acompañó en turnos de 12 horas, uno a la vez y en periodos que iban de entre 3 a 12 semanas, fue la frustración de haber trabajado mucho y haber compartido poco. Esa tristeza, dice en su libro, fue casi exclusiva de los hombres.

Bronnie Ware nunca fue una enfermera calificada, aunque dice que tantos años de experiencia le enseñaron muy bien el trabajo de acompañante hacia la muerte.

"Las conversaciones siempre eran muy personales, ya que generalmente solo estábamos en la casa el enfermo terminal y yo -sentencia-. Todos los hombres lamentaron profundamente haber trabajado mucho. Se perdieron la niñez de sus hijos y la compañía de sus esposas".

-¿Usted ya hizo esas cinco cosas que sus pacientes no hicieron? ¿La muerte la sorprenderá en completa tranquilidad?

-Sí. A través de los pesares que la gente compartió conmigo he aprendido a ser valiente para asegurar que no tendré los mismos lamentos cuando llegue al final de mi vida. Habiendo visto lo doloroso que fue para muchos darse cuenta demasiado tarde de que habían tomado decisiones equivocadas, creo que cualquier reto vale la pena. La paz que llevo conmigo me la da el saber que estoy caminando fiel a mi propia vocación. Vale la pena cada reto que me he propuesto y que me propondré en el futuro.

Tal vez la locuacidad de Ware tiene que ver con lo que ella ha establecido como la tercera culpa: la capacidad de expresar los sentimientos. Dice que muchas personas desarrollan enfermedades que se originan en la amargura y en no permitirse expresar lo que se tiene adentro.

Y ese punto tiene mucho que ver con los dos que le siguen, "ojalá me hubiera quedado en contacto con mis amigos" y "ojalá me hubiese permitido ser más feliz". Para ella, muchos quedaron atrapados en sus propias vidas y renunciaron a amistades de oro. "Vi un muy profundo remordimiento por no haber brindado a esas amistades el tiempo y el esfuerzo que merecían. Todos extrañan a sus amigos cuando se están muriendo", finaliza.

The top five regrets of the dying - nombre original del libro- todavía no ha sido traducido. La australiana está en conversaciones con una editorial española y espera poder lanzarlo en castellano a finales de este año. Por ahora, si desea resarcir sus culpas antes de que sea demasiado tarde, visite la red. Allí estará Bronnie.

Psicología
'La fase terminal es el duelo de sí mismo'

Isa Fonnegra, psicóloga clínica experta en muerte y autora de libros como 'Morir con dignidad' o 'De cara a la muerte', se refiere al remordimiento en futuro, es decir, por cosas que quedaron pendientes. "Cuando una persona joven se ve enfrentada a la realidad de tener que morirse, las culpas tienen que ver con lo que no se hizo, con lo que quedó pendiente". Como sea, dice en uno de sus apartes Bronnie Ware, aparecen las fases propias del duelo. "La gente crece mucho cuando se enfrenta a su propia mortalidad. Algunos cambios fueron fenomenales. Cada experiencia es un compendio de una variedad de emociones, como era de esperarse: la negación, el miedo, la ira, el remordimiento, la negación y la aceptación finalmente. Cada paciente encuentra su paz antes de partir. Cada uno de ellos, sin embargo, tuvo que replantearse", remata.

ANDRÉS ROSALES GARCÍA
Redacción Domingo

El PODER DE UNA PALABRA


  • El poder de las palabras


    Una palabra irresponsable: puede encender discordias y fuegos difíciles de apagar…
    Una palabra cruel: puede arruinar y derribar todo lo que se había edificado en una vida…

    ... Una palabra de resentimiento: puede matar a una persona, como si le claváramos un cuchillo en el corazón...

    Una palabra brutal: puede herir y hasta destruir la autoestima y la dignidad de una persona…

    Una palabra amable: puede suavizar las cosas y modificar la actitud de otros…

    Una palabra alegre: puede cambiar totalmente la fragancia y los colores de nuestro día…
    Una palabra oportuna: puede aliviar la carga y traer luz a nuestra vida…
    Una palabra de amor: puede sanar el corazón herido.

    Porque las palabras tienen vida.
    Son capaces de bendecir o maldecir, de edificar o derribar, de animar o abatir, de transmitir vida o muerte, de perdonar o condenar, de empujar al éxito o al fracaso, de aceptar o rechazar...

    ¿Cómo hablamos a los demás? ¿Qué les transmiten nuestras palabras?

    ¿Qué me digo a mí mismo? ¿Hacia dónde me conduce mi dialogo interno?

enero 14, 2012

MI VIDA ES UN CUMULO DE BENDICIONES

DESDE MI CALMA INTERIOR.....

..
A medida que pasan los dias, meses y años  me doy cuenta de cuanto amor y cuanto orden hay en mi vida, me doy cuenta que todo llega a mi vida en el momento adecuado...y solo deseo..... AGRADECER

Los Cuatro Pasos Hacia El Amor Osho



El amor es la unión, el encuentro orgásmico de la muerte y la vida. Si no has conocido el amor, te lo has perdido. Naciste, viviste y moriste, pero perdiste la oportunidad. Te has equivocado tremendamente, totalmente, absolutamente, has perdido el intervalo entre las dos notas. Ese intervalo es el pináculo más alto, la experiencia suprema.
Para alcanzarlo, hay cuatro pasos que debes recordar.
El primero: estar aquí y ahora, porque el amor sólo es posible en el "aquí-ahora". No puedes amar en el pasado. Muchas personas viven simplemente de recuerdos, amaron en el pasado. Y hay otros que aman en el futuro; eso tampoco se puede hacer. Estas son formas de evitar al amor. El pasado y el futuro son las formas de evitar al amor.
De modo que amas en el pasado o amas en el futuro y el amor es sólo posible en el presente porque sólo en este momento la vida y la muerte se encuentran... en el oscuro intervalo que está dentro de ti. Ese intervalo oscuro está siempre en el presente, siempre en el presente, siempre en el presente. Nunca es pasado y nunca es futuro. Si piensas demasiado—y pensar es siempre o del pasado, o del futuro—tus energías se separarán de tus sentimientos. Sentir es estar aquí-ahora. Si tus energías se mueven en función del pensar, entonces no tendrás suficientes energías para adentrarte en los sentimientos y el amor no será posible.
Así que el primer paso es estar aquí-ahora. El futuro y el pasado traen pensamientos y el pensar destruye el sentir. Y una persona obsesionada con el pensar, poco a poco se olvida completamente de que también tiene un corazón.
Un hombre que piensa demasiado, avanza de tal manera que, poco a poco, deja de expresar lo que siente. No prestándole atención al sentir, empieza a alejarse de él. Hay millones de personas en este estado sin saber qué significa el corazón. Creen que es sólo un mecanismo. Se concentran exclusivamente en la mente. La mente es un extremo, es necesaria, es un buen instrumento, pero debe usarse como un esclavo. No debe ser el amo. Una vez que la mente se convierta en el amo y dejes en segundo término al corazón, vivirás, morirás, pero no sabrás qué es Dios, porque no sabrás qué es el amor.
Al contactar con él por primera vez ,ese intervalo oscuro parece ser amor y cuando te pierdes en él, se convierte en Dios. Dios comienza con el amor, o Dios es la última cúspide del amor.
El segundo paso hacia el amor es: aprende a transformar tus venenos en miel...
Mucha gente ama, pero su amor está muy contaminado con venenos, con odio, celos, furia, posesividad.
Mil y un venenos asedian tu amor. El amor es algo delicado. Detente a pensar en la ira, en el odio, en la posesividad, en los celos. ¿Cómo puede el amor sobrevivir?
En primer lugar las personas utilizan demasiado la cabeza y olvidan el corazón. Son la mayoría. Una minoría, todavía vive un poco en el corazón, pero esa minoría también está equivocada, su pequeña luz de amor está rodeada por celos, odio, ira y mil y un venenos. Así, todo el viaje se vuelve amargo. El amor es la escalera entre el cielo y el infierno, pero la escalera siempre tiene dos caminos: puedes subir o bajar. Si existen venenos, la escalera te llevará hacia abajo. Entrarás en el infierno y no en el cielo. Y en vez de alcanzar una melodía tu vida será un estruendo nauseabundo, contradictorio, como el ruido del tráfico. Un ruido enloquecedor, una multitud ruidosa, sin armonía. Permanecerás al borde de la locura.
Por lo tanto lo segundo a recordar es: aprende a transformar tus venenos en miel.
¿Cómo serán transformados? Hay un proceso simple. De hecho no es correcto llamarlo transformación porque no tienes que hacer nada, sólo necesitas paciencia. Te estoy revelando uno de los mayores secretos. Inténtalo: cuando sientas rabia, no hagas nada, sólo siéntate en silencio y observa. No estés ni a favor, ni en contra. No cooperes con ella, no la reprimas. Sólo obsérvala, ten paciencia, mira lo que sucede... déjala surgir.
Recuerda una cosa: nunca hagas nada cuando el veneno se apodere de tu estado de ánimo, simplemente espera. Cuando el veneno empiece a cambiar...
Esta es una de las leyes básicas de la vida: todo cambia continuamente. Como te había dicho, el hombre se vuelve mujer y la mujer se vuelve hombre, porque periódicamente ocurren cambios en ti. El hombre bueno se vuelve malo y el malo bueno; el santo tiene momentos de pecador y el pecador, de santo... uno sólo tiene que esperar.
No actúes cuando la furia está en su punto más álgido, si no te arrepentirás y entrarás en una reacción en cadena y crearás karma. Es así como entras en el karma. Haz algo cuando estés en un momento negativo y formarás parte de una cadena interminable. Cuando estás negativo y actúas, el otro se vuelve negativo, el otro está dispuesto a hacer algo. La negatividad genera más negatividad. La negatividad provoca más negatividad, la furia crea más furia, la hostilidad crea más hostilidad y las cosas siguen y siguen y siguen.
La gente ha estado luchando entre sí, durante vidas enteras. ¡Y aún continúan!
Espera. Cuando estás furioso, éste es el momento de meditar; no desperdicies ese momento. La ira está creando tanta energía en ti... que puede destruirlo todo. Pero la energía es neutral; la misma energía que puede destruir, puede ser creativa. Detente. La misma energía que puede destrozarlo todo, puede ser una lluvia de vida.
Sólo espera. Si esperas y haces las cosas sin prisa, un día te sorprenderás al ver el cambio interno.
Estabas lleno de ira y la ira iba aumentando y aumentando hasta que llegaste a un clímax... y entonces el curso de las cosas empezó a cambiar. Y puedes ver que está cambiando y la furia va desapareciendo y la energía liberándose. Entonces estarás en un estado de ánimo positivo: el ánimo creativo. Ahora puedes hacer algo. Hazlo ahora. Espera siempre el momento positivo.
Y no estoy hablando de represión, no estoy diciendo que suprimas lo negativo. Lo que digo es que observes lo negativo. Recuerda la diferencia, existe una tremenda diferencia. No digo que te estanques en lo negativo, que te olvides de lo negativo, que hagas algo en contra de ello, no. No estoy diciendo eso.
2010

No digo que sonrías cuando estás furioso, no. Esa sonrisa será falsa, fea, fingida. No sonrías cuando estés furioso. Enciérrate en tu cuarto, coloca un espejo frente a ti y mira tu rostro lleno de rabia. No hay necesidad de mostrárselo a nadie. Es cosa tuya, es tu energía, tu vida y debes esperar el momento oportuno. Sigue mirándote al espejo, mira tu cara enrojecida, los ojos rojos, al asesino en ti. ¿Has pensado alguna vez que cada uno lleva un homicida en su interior? Tú también llevas uno. No creas que el asesino está en otra parte, ni creas que el que comete el asesinato es otro. No, todos tienen la posibilidad de asesinar. Llevas el instinto suicida en ti.
Mírate en el espejo; esos son tus diferentes estados, debes familiarizarte con ellos. Conocerse a uno mismo forma parte del crecimiento.
Desde Sócrates hasta nuestras días se ha oído: "Conócete a ti mismo". Pero ésta es la manera de conocerse a uno mismo. "Conocerte a ti mismo", no significa sentarse silenciosamente y repetir: "Soy Brahma, soy una alma, soy Dios, soy esto..." no tiene sentido. Conocerse a uno mismo quiere decir conocer todos los estados, todas las posibilidades: el asesino, el pecador, el criminal, el santo, lo sagrado dentro de ti, la virtud, el Dios, el Diablo. Conoce todos los estados, toda su gama; conociéndolos descubrirás secretos, llaves.
Verás que la ira no permanecerá para siempre, o ¿sí podrá? No lo has intentado; ¡Inténtalo! No puede permanecer para siempre. Si no haces nada, ¿qué sucederá? ¿Podría la ira quedar suspendida por siempre y para siempre? Nada permanece para siempre. La felicidad viene y se va, la infelicidad viene y se va. ¿Entiendes esta simple ley? Todo cambia, nada permanece. Así que, ¿por qué tener prisa? La rabia ha llegado. Se irá. Sólo espera, ten un poco de paciencia. Mira en el espejo y espera. Déjala correr, deja que tu rostro se vuelva feo y homicida, pero espera y observa.
No reprimas la rabia y no actúes bajo su influencia y pronto verás que tu rostro se suavizará, tus ojos se calmarán; la energía cambia, lo masculino se convierte en femenino... y pronto estarás radiante. La misma rojez que era rabia ahora ha adquirido un cierto resplandor, una belleza en tu rostro, en tus ojos. Ahora puedes salir, el momento de actuar ha llegado. Actúa cuando estés positivo. No fuerces a la positividad, deja que llegue a su tiempo. Este es el secreto. Cuando digo: "Aprende a transformar tus venenos en miel" , eso es lo que quiero decir.
Y tercero: comparte. Cuando tengas algo negativo, guárdalo para ti. Cuando tengas algo positivo, compártelo. La gente, comúnmente, comparte sus negatividades, no comparte sus experiencias positivas.
La Humanidad es simplemente estúpida. Cuando están contentos no comparten, son avaros. Cuando se sienten infelices, son muy pródigos. Entonces están mucho más dispuestos a compartir. Cuando la gente sonríe, sonríe muy moderadamente, sin llegar muy lejos, pero cuando están furiosos, lo están totalmente.
El tercer paso es compartir la positividad. Esto hará que tu amor fluya como un río y hará que surja de tu corazón. El dilema de tu corazón empezará a cambiar cuando compartas.
He oído un dicho muy extraño de Jorge Luis Borges. Escúchalo:
"Dale aquello que es sagrado a los perros.
Arroja las perlas a los puercos porque lo que importa es dar".
Has oído lo contrario que dice así: "No arrojes nada a los perros y no des perlas a los puercos, porque no entenderán".
Lo que importa no es lo que estás dando: perlas, santidad y amor, ni a quién se lo estás dando. Eso no es importante. Lo importante es que estés dando. Da cuanto tengas. Gurdjieff solía decir: "Todo lo que acumulé, lo perdí y todo lo que di, es mío. Todo aquello que di aún lo tengo, y todo lo que acumulé se perdió, se fue." Cierto; tienes sólo aquello que has compartido. El amor no es una propiedad para ser guardada; es un resplandor, es una fragancia para ser compartida. Cuanto más compartas, más tendrás, cuanto menos compartas, menos tendrás.
Cuanto más compartas, más surgirá de tu interior. Es infinito; más brotará. Saca agua del pozo y más agua fresca fluirá hacia él. Deja de sacar agua, cierra el pozo, sé un miserable y cesará de manar. Poco a poco las fuentes morirán, se bloquearán y el agua que está en el pozo se corromperá, se volverá rancia y sucia. El agua que corre es fresca... el amor que fluye es fresco.
Así que el tercer paso hacia el amor es compartir tus cosas positivas, compartir tu vida, compartir todo lo que tengas. Todo lo bello que tengas, no lo escondas.
Comparte tu sabiduría, comparte tu oración, tu amor, tu felicidad, tu gozo; comparte. Sí, si no encuentras a nadie, comparte con los perros, pero comparte. Con las rocas, pero comparte. Cuando tengas perlas, espárcelas. No te preocupes si las das a los puercos o a los santos. Lo que importa es dar.
El almacenamiento envenena el corazón. Toda acumulación es venenosa. Si compartes, tu sistema estará libre de venenos. Y cuando des, no te preocupes por si serás correspondido o no, no esperes ni tan siquiera las gracias. Siéntete agradecido a la persona que te permitió compartir algo con ella. No esperes en el fondo de tu corazón que él tenga que sentirse agradecido porque compartiste algo con él. No, siéntete agradecido porque él estuvo dispuesto a escucharte, a compartir un poco de energía contigo, porque estuvo dispuesto a escuchar tu canción, dispuesto a ver tu danza, porque cuando fuiste hacia él a darle no te rechazó... pudo haberlo hecho.
El compartir es una de las virtudes más espirituales, una de las más grandes.
Y la cuarta: no seas "alguien". Una vez que comienzas a pensar que eres alguien, te estancas. Entonces el amor no fluye. El amor sólo fluye de alguien que no es nadie. El amor mora sólo en la nada.
Cuando estás vacío, hay amor.
Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece.
El amor y el ego no pueden converger.
El amor puede existir con Dios y no con el ego, porque el amor y Dios son sinónimos. Es imposible que el amor y el ego estén juntos. Así que, sé la nada. El "no ser" es la fuente de todo, el "no ser" no ser es la fuente del infinito... "no ser" es Dios. Ser "la nada" significa nirvana.
Sé "la nada" y al serlo, habrás alcanzado el Todo. Siendo "algo" te perderás; al ser "la nada", llegarás a casa.
Vida, amor, risa

Libros Tauro

Siempre joven....Eckhart Tolle

Mientras tanto, la conciencia del cuerpo interior tiene otros beneficios en el reino físico. Uno de ellos es una reducción significativa del ritmo de envejecimiento del cuerpo físico.

Mientras que el cuerpo físico normalmente envejece y se debilita con bastante rapidez, el cuerpo interior no cambia con el tiempo, excepto que usted puede sentirlo más profundamente y convertirse en él más plenamente. Si usted tiene veinte años ahora, el campo de energía de su cuerpo interior se sentirá exactamente igual cuando tenga ochenta. Seguirá siendo vibrantemente vivo. En cuanto su estado habitual cambie de estar fuera del cuerpo y atrapado en la mente a estar dentro del cuerpo y presente en el Ahora, su cuerpo físico se sentirá más liviano, más claro, más vivo. Puesto que hay más conciencia en el cuerpo, su estructura molecular de hecho se vuelve menos densa. Más conciencia significa un debilitamiento de la ilusión de la materialidad.

Cuando usted se identifica más con este cuerpo interior que no pertenece al tiempo, que con el cuerpo exterior, cuando la presencia se vuelve su modo normal de conciencia y el pasado y el futuro no dominan ya su atención, usted no acumula ya tiempo en su psique ni en las células del cuerpo. La acumulación de tiempo como el peso psicológico del pasado y el futuro inhabilita mucho la capacidad de las células para autorregenerarse. Así que si usted habita el cuerpo interior, el cuerpo exterior envejecerá a un ritmo mucho más lento, e incluso cuando lo haga, su esencia sin tiempo brillará a través de la forma exterior y usted no dará la apariencia de una persona vieja.

- ¿Hay alguna evidencia específica de esto?

Pruébelo y usted será la evidencia.


FORTALECER EL SISTEMA INMUNOLÓGICO.

Otro beneficio de esta práctica en el reino físico es un gran fortalecimiento del sistema inmunológico que ocurre cuando usted habita el cuerpo. Cuanta más conciencia trae al cuerpo, más fuerte se vuelve el sistema inmunológico. Es como si cada célula despertara y se alegrara. Al cuerpo le encanta la atención que usted le presta. Es también una potente forma de autocuración. La mayoría de las enfermedades entran cuando usted no está presente en su cuerpo. Si el amo no está presente en la casa, todo tipo de personajes sombríos se alojarán en ella. Cuando usted habita su cuerpo, será difícil que los huéspedes indeseados entren.

No sólo su sistema inmunológico físico se fortalece; su sistema inmunológico psíquico también se refuerza enormemente. Este último lo protege a usted de los campos negativos mentales y emocionales de los demás, que son muy contagiosos. Habitar el cuerpo lo protege a usted, no por medio de un escudo, sino elevando la frecuencia vibratoria de todo su campo de energía, de modo que todo lo que vibra a una frecuencia más baja como el miedo, la ira, la depresión, etcétera, existe ahora en un nivel de realidad virtualmente diferente. Ya no entra en su campo de conciencia o si lo hace, usted no necesita ofrecerle ninguna resistencia porque pasa derecho a través de usted. Por favor, no acepte o rechace simplemente lo que estoy diciendo. Póngalo a prueba.

Hay una meditación de autocuración simple, pero efectiva, que usted puede hacer siempre que necesite elevar su sistema inmunológico. Es particularmente efectiva si la usa cuando siente los primeros síntomas de una enfermedad, pero también funciona con enfermedades que están ya arraigadas si la practica frecuentemente con una concentración intensa. También contrarrestará cualquier perturbación de su campo de energía por alguna forma de negatividad. Sin embargo, no es un sustituto de la práctica diaria de estar en el cuerpo; de lo contrario, sus efectos serán sólo temporales.

Aquí está:

Cuando usted no esté ocupado durante algunos minutos y especialmente por la noche antes de quedarse dormido y por la mañana antes de levantarse, "inunde" su cuerpo con conciencia.

Cierre los ojos. Acuéstese sobre la espalda. Escoja diferentes partes del cuerpo para enfocar su atención, brevemente al comienzo: las manos, los pies, los brazos, las piernas, el abdomen, el pecho, etcétera.
Sienta la energía vital en esas partes tan intensamente como pueda. Permanezca con cada parte quince segundos más o menos. Después, deje que su atención corra por el cuerpo como una ola unas cuantas veces, desde los pies a la cabeza y en sentido contrario de nuevo. Esto no requiere más de un minuto.

Luego, sienta el cuerpo interior en su totalidad, como un único campo de energía. Mantenga esa sensación durante unos minutos. Esté intensamente presente durante ese tiempo, presente en cada célula de su cuerpo. No se preocupe si la mente logra ocasionalmente arrastrar su atención fuera del cuerpo y usted se pierde en algún pensamiento. En cuanto note que ha ocurrido esto, simplemente vuelva su atención al cuerpo interior.


DEJE QUE LA RESPIRACIÓN LO INTRODUZCA EN EL CUERPO

- A veces, cuando mi mente ha estado muy activa, ha adquirido tanto impulso que encuentro imposible apartar mi atención de ella y sentir el cuerpo interior. Esto ocurre particularmente cuando entro en un patrón de preocupación o ansiedad. ¿Tiene alguna sugerencia?

Si en cualquier momento encuentra difícil entrar en contacto con el cuerpo interior, suele ser más fácil enfocarse en su respiración primero. La respiración consciente, que es una meditación poderosa en su propio sentido, lo pondrá gradualmente en contacto con el cuerpo.

Siga la respiración con su atención, según entra y sale del cuerpo. Respire y sienta su abdomen expandiéndose y contrayéndose ligeramente con cada inhalación y exhalación. Si le resulta fácil visualizar, cierre los ojos y véase a sí mismo rodeado de luz o sumergido en una sustancia luminosa, un mar de conciencia. Entonces respire en esa luz. Sienta esa sustancia luminosa llenando su cuerpo y volviéndolo luminoso también. Después gradualmente concéntrese más en la sensación. Usted está ahora en su cuerpo. No se aferre a ninguna imagen visual.

Eckhart Tolle, "El Poder del Ahora".

enero 03, 2012

2012...Lo que no sucedió

Algunos pretenden detenernos mientras seguimos girando 365 días dan para más

Emprender hoy un resumen de los principales acontecimientos del año sería una forma tan tradicional como aburrida de finalizar el 2011, además es difícil competir con los concienzudos balances que están realizando todos los grandes medios. Sin embargo, sí podemos concluir que han sido doce meses extraordinariamente convulsos, marcados por turbulencias financieras que desembocaron en terremotos políticos y revoluciones democráticas de diversa índole que parecen haberse descafeinado con el placebo navideño. Quiero hoy hacer balance de lo que no sucedió, de las oportunidades perdidas por la negligente gestión internacional de un clima propicio para los cambios que ha provocado la peligrosa sensación general de que la política ha dejado de ser el motor de nuestra evolución social para convertirse en el freno de la misma o en el mejor de los casos en un paracaídas defectuoso. ¿Cuales son por lo tanto los principales no-sucesos que debiendo ser no fueron?

Este año no conseguimos evitar la vergonzante hambruna que asola el cuerno de África. Un periodo de magníficos resultados para el especulativo mercado del grano de Chicago y el fomento de las cleptocracias imperantes. Una nueva oportunidad perdida para cumplir y hacer cumplir la docena de acuerdos, declaraciones y compromisos sobre seguridad alimentaria firmados a lo largo de cuatro décadas. Los que crecimos con las imágenes de la hambruna etíope de los 70' y 80', sabemos leer las señales, supimos que la piratería de 2010 era un preludio del horror. Se pudo prever y no se vio, se debió corregir y no se actuó.

calzoncillos y aspiraciones presidenciales.
Con respecto al planeta y su enfermedad endémica, este año simplemente no ha ocurrido nada. Países con condiciones solares y eólicas óptimas como Jordania han aprobado la construcción de centrales nucleares que no se podrán refrigerar por la escasez de agua, otros seguimos sin definir un modelo energético sostenible y todos han optado por dar continuidad en Durban a un protocolo de Kyoto que casi nadie cumple. Habrá que esperar a los años 20'.
 No recuerdo haber visto a lo largo de los doce últimos meses a ningún responsable de las grandes compañías financieras, aseguradoras o agencias de calificación pasar por los tribunales para pagar por sus crímenes. Tampoco tengo constancia de ningún gran acuerdo global que haya buscado una nueva regulación de los mercados. Sí ha sido, sin embargo, un gran año para que alguno de los culpables recupere puestos de responsabilidad en diversos gobiernos, con alguna excepción como el pésimo director del fondo monetario internacional que en un hotel de Nueva York perdió sus
En el ámbito local, Europa no aprobó el establecimiento de eurobonos, tampoco adquirió compromisos para establecer una unión fiscal, no se definieron medidas conjuntas de lucha contra el fraude ni equilibrios salariales. Un periodo por lo tanto estupendo para los evasores de impuestos, los especuladores y los autócratas postmodernos que, cual termita, escondidos en el tronco de las instituciones europeas devoran nuestras esperanzas de unión en un proceso de agonía lo suficientemente lento para poder lucrarse o sacar ventaja competitiva.
En el ámbito microscópico, España hizo caso omiso a los grandes pensadores políticos y siguió obcecada en la idea de que una buena constitución es lo mismo que una constitución perfecta. Las constituciones nunca se reforman en momentos de bonanza, el mejor caldo de cultivo para revisarlas se encuentra en las crisis y de nuevo perdimos la oportunidad de lograr una mayor igualdad territorial, participación democrática y eficiencia institucional. Nada se hizo a este respecto excepto blindar el gasto de tapadillo por imperativo mercantil. Todo envejece, nuestra constitución también y ya es un año más vieja.
Solidaridad global, corresponsabilidad económica, conciencia medioambiental, cohesión internacional y política de amplio espectro. Cierto es que ninguno de estos cinco pilares del sostenimiento de nuestras sociedades hayan sufrido ninguna evolución positiva digna de mención durante este año que termina pero no es menos cierto que lo que ha de cambiar, cambiará, aunque sólo sea por la propia erosión del tiempo.
Pensar en ello, es más una cuestión de realismo paciente que de desvarío utópico y ya que no juro, me limitaré a manifestar mi intención de revisar este artículo el 12 de diciembre de 2012, todo indica que para entonces seguiremos teniendo planeta, sólo queda saber si será mejor o peor, no demos nada por hecho. Mientras tanto, permitámonos ser moderadamente utópicos, el año que viene, tardaremos un día más en dar la vuelta al Sol, aprovechémoslo.
Os deseo un comprometido 2012, del compromiso se pueden extraer pequeñas dosis de felicidad.

enero 02, 2012

La juventud no es un período de vida.

Es un estado del espíritu, es el producto de una voluntad. Una cualidad de la imaginación y una intensidad emotiva. Es, la victoria del coraje sobre la timidez, de la aventura sobre el confort. No se envejece por haber vivido una cantidad de años.
Se envejece por haber desertado un ideal. Los años arrugan la piel, pero renunciar a un ideal arruga el alma.
...
Las preocupaciones, las dudas, los temores y la falta de esperanza son los enemigos que lentamente nos hacen inclinarnos hacia la tierra y convertirnos en polvo antes de la muerte.
Joven es aquel que se asombra y maravilla.
El que se pregunta como un chico insaciable: "¿y después?"... El que desafía los acontecimientos y encuentra alegría en el juego de la vida. Uno es tan joven como su fe. Y tan viejo como su duda. Tan joven como su confianza en sí mismo. Tan joven, como su esperanza.
Y tan viejo como su abatimiento.
Samuel Ullman
Ver más